Christian Fleche
Libro de Christian Fleche

Hoy sabemos que las enfermedades son desequilibrios energéticos, algunas de ellas originadas en shocks emocionales que desestabilizan el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Estudiamos los humanos entonces distintas terapias basadas en volver a equilibrar las energías, básicamente lo que hacemos con las medicinas del nuevo paradigma es equilibrar el flujo  y las relaciones electromagnéticas de las partículas que conforman nuestro organismo.

Pero el cuerpo no se termina en nosotros, ya que éste funciona con el mediombiente en homeóstasis. ¿Entonces encarar una enfermedad sin tener en cuenta el medioambiente, es una mirada muy parcial del proceso?.

Existe otro factor muy importante que tiene que ver con el funcionamiento de los sistemas orgánicos y que raramente es tenido en cuenta por los investigadores de la salud: las rutinas.

Una de las formas más prácticas, rápidas y eficientes que he encontrado para la autocuración (y solo hablo de mí) es la desestructuración, la reconfiguración del sistema que utiliza la enfermedad para desarrollarse.

Una enfermedad necesita una estructura como caldo de cultivo para terminar manifestándose con sus síntomas, un estado biológico preexistente. Por ejemplo, un virus econtrará una estructura idónea en un sistema inmunológico debilitado. Una bacteria patógena encontrará una estructura maravillosa para reproducirse en un medio húmedo o de determinada temperatura.

Cuando nos encontramos enfermos, la enfermedad tuvo que seguir un proceso para desarrollarse, pero también tuvo que sentar sus bases en una estructura adecuada que le ofrecimos con nuestras costumbres, acciones o actitudes, que nos llevaron al estado actual del sistema.

La ira contenida durante mucho tiempo suele ser también una estructura idónea para que las células cancerígenas comiencen a desarrollarse, según la opinión de algunos investigadores.

Por ello, la desetructuración del medio podría ser una buena estrategia para acabar con el proceso dedesequilibrio.

Si una persona deja de exponerse a la luz solar, se encierra, se pasa largas horas recibiendo la radiación del monitor del ordenador y no hace ejercicio físico, es muy probable que esté creando una estructura idónea para que se desarrolle una depresión.

Para liberarse de la depresión, puede cambiar su rutina, haciendo exactamente lo contrario. Tomar sol, salir a caminar, hacer ejercicio y dejar de conectarse a Internet por un tiempo.

Toda enfermedad necesita de un estado orgánico como estructura para desarrollarse. Un sistema que se encuentre en determinadas condiciones.

Y de cambiar esas condiciones, la enfermedad ya no encontraría las bases para continuar su desarrollo.

lápiz y papel
Lápiz y papel y a cambiar la rutina

Cuando se manifiestan los síntomas de un desequilibrio en mi cuerpo, comienzo un proceso de autocuración con un lápiz y una hoja de papel.

Dos columnas: en una, las rutinas que vine haciendo en los últimos meses, en la otra, cómo las voy a cambiar.

Un ejemplo:

“Me venía levantando a las ocho de la mañana” y “ahora me levantaré a las siete”.

“Venía desayunando café con tostadas”, “Ahora desayunaré leche con cereales”.

“Ultimamente estuve algo angustiada por no poder llegar a fin de mes” “Ahora prescindiré de aquellos gastos que son realmente innecesarios”.

Estos pequeños cambios en la rutina diaria, podrían significar una gran desestructuración para la enfermedad que se estuviese  desarrollando. Estamos cambiando los circuitos de circulación de la información, estamos programando el cuerpo de una manera diferente, llevándolo a otro estado, un estado que ya no será igual que el que le habíamos ofrecido antes.

Esta técnica de auto-curación, es infinitamente flexible y puede incluso perfeccionarse y orientarse a cada caso en particular si conocemos las rutinas que favorecen a una u otra dolencia.

Chirstian Fleche: El Origen emocional de las enfermedades.
Chirstian Fleche: El Origen emocional de las enfermedades.

Hoy tenemos acceso a mucha literatura que nos explica el origen emocional de cada enfermedad, para poder detectar cómo se ha producido y en que se basará para seguir su curso.

Por ejemplo, si la enfermedad es en el sistema digestivo, sabemos que en la lista debemos incluir un cambio de dieta, y también sabemos que debemos cambiar la percepción que tenemos sobre una situación que no estamos aceptando demasiado bien, algo “que no podemos tragar”.

Si se nos manifiesta una enfermedad en la piel, podemos estudiar si el sol será beneficioso para ella o no, pero también trataremos de poner en la lista si estamos teniendo alguna conducta que nos provoque un problema social, ya que los conflictos emocionales relacionados al contacto social suelen manifestarse en la piel.

Hay un libro de Christian Fleche muy interesante que puede ayudarnos como guía para detectar el origen emocional de las enfermedades, un libro que nos da una nueva perspectiva sobre el cuerpo como herramienta de curación, y que nos explica claramente cómo se manifiestan las diferentes enfermedades según el shock emocional que haya provocado su aparición.

También es útil hacer una lista y registrar lo que haces cuando estás bien. Aquellas rutinas que te benefician.

Todo el medioambiente en el que vives tus rutinas cotidianas puede estar sirviendo de caldo de cultivo para una enfermedad, por ello hasta cambiar la decoración de tu casa puede servirte para desestructurarla.

Cuando te pongas a hacer la lista, verás que hay algunos ítems dentro de tus rutinas que parecen difíciles de cambiar. Por ejemplo uno de los ítems era mi horario de trabajo, eso no lo podía cambiar, pues el reloj de la entrada al laboratorio estaría esperando mi tarjeta a determinada hora.

Bueno, pues apliqué otro tipo de cambio a ese ítem: ahora en vez de salir de casa a las ocho treinta para ir al trabajo, saldría media hora antes y en ese tiempo caminaría por el jardín botánico todas las mañanas.

Los resultados de esta técnica son asombrosos e intento aplicarla a cualquier situación de desequilibrio. Las rutinas pueden en muchos casos ser las estructuras que sostienen el desarrollo de las enfermedades, practico a “desorientarlas”.

También creo que es muy importante aprender a “escuchar” a la enfermedad y al cuerpo.

Una gripe por ejemplo, nos impulsará a acostarnos, nos dejará sin energía. Y esa relajación podría ser necesaria para la curación de un estrés que nos ha llevado a ese estado de indefensión del sistema inmunológico. Generalmente ante una gripe seguiremos el ritmo desenfrenado de actividad, “tapándola” con un frenadol, y con ello podríamos lograr que se haga recurrente, o que el cuerpo encuentre otro recurso como para que paremos esa actividad desenfrenada.

Entiendo que lo más importante de “escuchar” a la enfermedad es detectar el mensaje que nos está transmitiendo. Las enfermedades pueden ser maestras,  guías y señales de acciones que estamos realizando en contra del camino más adecuado a seguir.

Cada enfermedad, según los investigadores de la biodescodificación, manifiesta una percepción conflictiva de una situación. La enfermedad nos dice que en algo tenemos que cambiar nuestra actitud.

Si es un virus, nuestra atención debe estar en el factor que debilitó nuestro sistema inmunológico, generalmente una situación que nos produce miedo, ansiedad o angustia.

Si es una depresión, es muy probable que no le estemos dejando al cuerpo realizar su proceso vital de fotosíntesis, debemos exponernos mucho más a la luz solar y debemos beber más agua o hacer más ejercicio.

Si es una enfermedad de la piel, podría ser un conflicto de relación, con la pareja, un compañero de trabajo o la familia.

En fin, te recomiendo algunos libros que pueden orientarte para “personalizar” esa lista que hagas cuando te veas en los síntomas de un desequilibrio:

Christian Fleche: El origen Emocional de las enfermedades. Una guía práctica para identificar la causa psicológica de la enfermedad.

Artículo: Enfermedades Psicosomáticas, el poder de las emociones.

Artículo: Bianca Atwell: Vivir con temor. Influencia del miedo en las células.

Autocuración por desestructuración de la rutina.
Compartir es ayudar
Etiquetado en:            

27 pensamientos en “Autocuración por desestructuración de la rutina.

  • 13 mayo, 2011 a las 17:28
    Enlace permanente

    Pues me respondo yo sola, funciona y es cierto!! doy gracias al universo porque haya aparecido un método de sanación como éste.

    • 2 julio, 2012 a las 15:39
      Enlace permanente

      La experiencia directa, es siempre mucho más relevante que la opinión de los demás ¿no crees?. Me alegro muchísimo que hayas encontrado una respuesta para tí.

  • 29 abril, 2011 a las 09:17
    Enlace permanente

    Ante todo me siento muy afortunada por haberme encontrado a una persona como tú, todas tus opiniones y exposiciones resuenan muy fuerte en mí. Mil gracias por estar ahí.
    Me interesaría saber tu opinión sobre la sanación por reconexión. A mí lo cierto es que me parece demasiado bonito para ser verdad.

    De nuevo mil gracias Bianca

    • 2 julio, 2012 a las 15:37
      Enlace permanente

      Gracias a tí Angeles por acercarte a mi web. Solo podría darte una opinión válida si hubiese vivido la experiencia, y aún así sería una opinión personal y por lo tanto subjetiva. En la mayoría de los casos, prefiero EXPERIMENTAR antes de preguntar a los demás, porque las “verdades absolutas” no existen. Existen tantas perspectivas de la realidad como observadores de la misma, y a mí personalmente me gusta la experiencia directa para evaluar si algo es verdad. Y siempre sería verdad solo para mí. 😉

  • 27 abril, 2011 a las 16:14
    Enlace permanente

    Bianca: soy colombiana y me impacta tu forma de oir lo que la gente te expresa, no los ignoras. Eso es en si ya muy valioso, ademas de que lo que expresas es muy razonable y nos aporta mucho. Me encantó también el artículo. Sé que debe ser mi iniciativa, pero quiero tus aportes si tienes a bien hacerlos. Cómo puedo usar esta técnica para bajar de peso? He luchado con esta necesidad desde hace unos 18 años, después de que nació mi hija menor y no he logrado. Dos veces baje y volvi a subir. Esta vez he bajado 16 kilos hace unos dos años, no los he vuelto a subir, pero necesito bajar mucho más por salud y no lo he logrado. Tengo una fractura de columna, artrosis, contracturas, en general dolores aqui y alla y los medicos solo me plantean como solucion bajar de peso. A pesar de todo eso Dios me tien “perfectamente”, pero quiero mejorar mi calidad de vida y garantizar que lo mucho o poco que me quede de vida (tengo 51) sea en las mejores condiciones. Gracias por lo que puedas aportarme y un abrazo cariñoso.

    • 28 abril, 2011 a las 10:05
      Enlace permanente

      Hola Gloria, yo no soy dietóloga y no estoy facultada para dar tratamientos ni dietas, sin embargo te puedo contar cómo hago yo para bajar de peso rápidamente:
      Se trata de acelerar el matabolismo. Nuestro cuerpo responde a un instinto primitivo que hace que cuando tienes preocupaciones porque te va a faltar dinero, conserva la mayor cantidad de grasa posible esperando que te pueda faltar comida.
      Muchas personas engordan en realidad porque están preocupadas de perder su trabajo o de que no les alcance el dinero. Parece algo extraño, sin embargo, nuestro cuerpo acumula grasas y toma todas las proteínas de lo que comes para almacenar energía en el caso de que falten alimentos. Aunque no nos vayan a faltar, cualquier preocupación de falta de recursos puede hacernos engordar.

      Cuando hablo de “acelerar el metabolismo, hablo de comer un bocado cada media hora. Eso le da la información al cuerpo de que hay alimento abundante y entonces éste se dedica a quemar las grasas para mantener un peso ideal relacionado con tu altura y tus proporciones.

      Te aconsejo que te prepares unos “snacks” de bajas calorías (por ejemplo una ración de ensalada de frutas, unos bocaditos de aguacate, unos bocaditos de huevo duro…y los vayas comiendo durante todo el día cada media hora.

      Eso hará que tu metabolismo se acelere y queme grasas solito.

      Lo que debes evitar es hacer comidas copiosas y muy espaciadas (por ejemplo almuerzo y cena). Come cada media hora come un bocadillo y confía en que tu cuerpo hará solo su trabajo de quemar grasas.

      Es lo que yo hago cuando me sube la pancita y esta forma de comer la reduce inmediatamente. ten en cuenta que es un consejo personal y no profesional ya que yo no soy médico, pero pruébalo y ya me cuentas.

      Un abrazo.

  • 26 abril, 2011 a las 15:02
    Enlace permanente

    Bianca como siempre brindando buenas herramientas saludos desde Venezuela dejame decirte que me encantan tus articulos; Dios te siga dando salud y sabiduria para ayudar a las personas!!! besos

  • 12 abril, 2011 a las 20:24
    Enlace permanente

    Hola Bianca, es excelente el artículo, y es verdad, en un momento determinado de mi vida hice exactamente eso, cambiar rutinas, y mi vida cambió, me sentía sin energías, muy ansiosa, miedos, etc, hoy soy otra persona, lo único que mantengo es el horario de entrada y salida a mi trabajo, Muchas gracias por estas publicaciones !!

  • 6 abril, 2011 a las 17:57
    Enlace permanente

    Hola Bianca. Te escribo desde el Estado de Mèxico . Me gustò mucho tu artìculo y lo leì con atenciòn. Hace màs de año y medio perdì a mi esposa de una manera que ella ya nos habìa anticipado y todavìa me cuesta trabajo aceptar que asi fuè. Ella sufria depresiòn causada segùn los medicos por su Menopausia. Tomaba medicamentos homeopàticos y alòpatas. Pero a raìz de la pèrdida del trabajo de uno de mis hijos y que yo estaba en riesgo de perder tambièn el pago de mi jubilaciòn, su situaciòn emocional fuè màs fuerte. Ella nos decia que el dìa que ella se diera cuenta que ya no sirviera para nada, no iba a pasar la vida en hospitales. Que ella se iba a tirar al mar ; y asì fuè. Desde entonces mi vida y la de mis hijos cambiò por completo. Te comento que lo que màs me atormenta es que no le haya dicho cuànto la querìa pero a la vez cuànto la hacìa sufrir y que fueron varias veces que nos dijo sus planes pero no lo tomamos nunca enserio. Apesar de ello mi familia (hijos,yerno,nuera y mi nieta) estamos unidos porque tratamos de reunirnos lo màs posible. Perdòn por extenderme tanto, pero eres la primera a la que le abro mi corazòn. Que me aconsejas ¡¡¡¡¡

    • 7 abril, 2011 a las 09:17
      Enlace permanente

      Hola Manuel, en primer lugar, muchas gracias por estar aquí.
      Lo que estás viviendo es un proceso de duelo, natural y normal.
      La culpa que sientes es un síntoma que experimenta la mayoría de los familiares ante la muerte de un ser querido.
      No es real, es una ilusión.
      Lamentablemente es porque hemos sido educados en la cultura judeocristiana, religiones que inventaron la culpa y nos enseñaron que la muerte es una tragedia.
      La vida sigue. Lo que es sí importante es que entiendas que no debes reprimir lo que sientes, sino dejar que surjan y se liberen todas tus emociones. Poco a poco, recuperarás la armonía, y el duelo pasará.
      Es parecido a una enfermedad, que al principio muestra sus síntomas, duele, y luego el cuerpo y la mente vuelven a equilibrarse.
      Tu mujer ha comenzado un nuevo viaje, y tú también ahora empiezas una nueva vida. Tómate tu tiempo y permítete ser tal cual como eres y expresar lo que sientes sin reprimir nada. Poco a poco se irán disolviendo los sentimientos de tristeza, esto no dura para siempre, el duelo poco a poco se va terminando y uno sigue adelante, porque mientras haya vida, hay que vivirla tal cual y como se presente.

      Un abrazo grande y concéntrate en tí mismo, y no en lo que digan u opinen los demás. Eres el capitán de tu barco y aunque éste tenga ahora una avería, seguirá navegando los mares de la vida, porque para eso está aquí, vivito y coleando.

      • 8 abril, 2011 a las 17:11
        Enlace permanente

        Gracias Bianca por tu amable atenciòn . Pero fijate que en relaciòn a la cultura judeocristiana, no siento por ahi el asunto, màs bien, sentir que algo me faltò. Como dice el cantaautor Juan Gabriel en su canciòn Amor Eterno ; se que pude haber hecho màs por ti . Ella me decìa que se iba a quitar la vida pero yo en mi desesperaciòn de no saber que hacer, hacìa caso omiso de eso. Una vez que fuimos de vacaciones a Cancùn, en la noche me dijo que querìa caminar por la playa, pero sola. Que yo me quedara a ver un espectàculo de bailes ( que eso a mi me encanta ) y la deje ir para ver si era capaz de hacerlo aunque yo sabia que si ocurrìa yo seria en ese caso el culpable por haberla dejado ir. Finalmente regreso y me dijo que lo habia intentado pero que no pudo hacerlo porque nos queria. En fin es muy larga esta historia pero como te comento eres la primera en saberlo. Solo te hago una pregunta ; TU CREES QUE EXISTA ALGUNA MANERA DE SABER SI ELLA ME AMABA Y SI ME PERDONÒ Se despide de ti tu humilde servidor Manuel

        • 11 abril, 2011 a las 10:14
          Enlace permanente

          Cuando veo Manuel que aún sigues con preguntas que hacerle a una persona que ya se fue, recuerdo un ritual que tienen los indios guaraníes para los muertos que se han quitado la vida ellos mismos: pues se reunen junto a su cuerpo y recitan palabras que ayudan al espíritu de su muerto a abandonar completamente el mundo de los vivos y no regresar jamás. Incluso intentan no mencionar nunca más su nombre ni hablar de esa persona, porque entienden que la liberación implica que realmente se les permita cortar completamente toda relación con el mundo de los vivos. En pocas palabras, hay que dejarles ir, no hay que impedir su viaje, ni retenerlos de ninguna manera.
          Aceptar la muerte de un ser querido lleva mucho tiempo, pero tú estás vivo, y tu atención y tu energía debe estar en la vida, en tus cosas cotidianas, en tus hijos.
          Tú estás intentando que alguien te diga si te puedes comunicar con alguien que está muerto, y eso implica un riesgo que personas con pocos escrúpulos intenten sacarte dinero o terminen por confundirte mucho.

          Más bien creo que tu trabajo está en hacer el proceso de duelo, tener paciencia, pero no olvidar que tú sigues aquí y es aquí donde debes estar, intentando vivir tu vida felizmente. Si la naturaleza no nos provee de acceso a comunicarnos con los muertos, debe ser porque no debemos hacerlo, porque no es bueno para nosotros ni para ellos. Lo que nos toca es el mundo de los vivos y es aquí donde debemos estar. Dejar ir…soltar…y volver a tu vida.

          Manuel, yo soy artista. Y no me siento lo suficientemente preparada para aconsejar en estos temas, pero desde mi propia experiencia con mis muertos, te digo que siempre es mejor dejarles ir, definitivamente, dejarles seguir viaje.
          Un abrazo grande.

  • 30 marzo, 2011 a las 02:31
    Enlace permanente

    Hola bianca me interesó mucho el tema de la autocuración y en especial por que tengo un sobrino que es portador del VIH es muy joven tiene 21 años y es homosexual, ahora está bastante abatido despues de enterarse de su situación hasta un tanto depresivo y yo creo que no cansa de sentirse culpable por todo lo vivido. Me encantaría poder ayudarlo y me gustaria saber si este metodo de autocuración serviría para el y cambios lo favorecerían. Gracias de antemano.
    saludos.

    • 1 abril, 2011 a las 15:27
      Enlace permanente

      El funcionamiento de una terapia sólo se puede evaluar en la experiencia propia. Este método de cambio en las rutinas podría ayudarlo pero para saberlo, él tendría que experimentar, ya que cada individuo es único.

    • 7 abril, 2011 a las 09:31
      Enlace permanente

      En la actualidad se sobrevive al VIH. Incluso muchas personas llegan a dar negativo en los análisis a pesar de haberse contagiado.
      Que sea portador no significa que vaya a enfermarse. Mucho sol, vida en la naturaleza, le ayudarán a mejorar su estado de ánimo. Un buen asesoramiento en cuanto a los cuidados del cuerpo, porque ahora él necesita tener las defensas bien altas y eso lo da un buen estado de ánimo. Mucho sol, playa, agua y naturaleza, buenas compañías y el asesoramiento profesional adecuado.
      El VIH ya no es una enfermedad mortal, se ha avanzado mucho en los tratamientos e incluso para muchas personas ha sido un proceso que les ha empujado a una mejor calidad de vida.
      La culpa está inducida desde afuera, él debe entender que la culpa es un invento de las religiones, y no sirve para nada. Debe cambiar la culpa por responsabilidad. La responsabilidad es asumir que debe cuidar su salud, especialmente intentar mantener un buen estado de ánimo y salir de la depresión para que su sistema inmunológico se mantenga fortalecido.
      Conozco personas con VIH para las cuáles la situación se ha dado vuelta y ha resultado ser una bendición. El caso de un amigo que estuvo con depresión por haberse enterado de que se había contagiado, pero luego tomó las riendas de la situación, se puso a practicar yoga y a hacer todas esas cosas que quiso realizar antes y no había hecho. El solo hecho de comenzar a hacer lo que le gustaba, le trajo felicidad, y nunca se enfermó. ¡Ahora realmente está más sano física y psíquicamente de lo que estaba antes del diagnóstico!
      Ahora sus análisis dan negativo. La clave ante el VIH es mantenerse en un buen estado de ánimo. Todos los que estamos vivos tenemos virus mortales en la sangre que pueden activarse en algún momento, por lo que debemos cuidar nuestros estados de ánimo y buscar la felicidad.

  • 12 marzo, 2011 a las 04:56
    Enlace permanente

    Gracias por brindar generosamente tus conocimientos-
    Que sigas siendo Luz para los que te leemos.

  • 16 febrero, 2011 a las 15:18
    Enlace permanente

    Excelente mb todo lo recomendado y los ejemplo ,mucho de esto siempre lo practique por beneficio propio x q no tenia a quien recurrir asi que me invente mi propia teoria y filosofia de vida para sobrevivir ysalir adelante

  • 26 enero, 2011 a las 23:40
    Enlace permanente

    Me gustó tu artículo, coincido con casi todo lo que planteas en él. Quiero preguntarte que opinas sobre la Depresión Endógena…..y que habría que desestructurar en estos casos. Gracias por tu respuesta.

    • 27 enero, 2011 a las 11:45
      Enlace permanente

      El proceso de autocuración implica un acto de voluntad de la persona. La persona tiene que desear curarse.
      El problema con la depresión endógena es que ésta anula su voluntad de vivir, por ello, el factor principal para que se produzca la autocuración está ausente.
      La depresión endógena es un proceso de entropía, es un proceso de autodestrucción, por lo que no es aplicable el proceso totalmente opuesto que significa el acto de la autocuración.
      Cuando una célula ha iniciado su apóptosis, no puede ella misma regenerarse.
      En este caso Karmina, la autocuración no es aplicable, las personas con este grado de depresión necesitan de ayuda externa porque no pueden experimentar por sí mismas las ganas de curarse.

      • 23 febrero, 2011 a las 23:34
        Enlace permanente

        Gracias por tu respuesta Bianca, en tu experiencia qué es lo más efectivo en casos de depresión endógena? En tu experiencia hay personas que han podido lograr llevar una vida satisfactoria con esas ayudas externas que planteas?

        • 24 febrero, 2011 a las 09:11
          Enlace permanente

          Hola Karmina, mi experiencia con la depresión es única e irrepetible porque no hay dos seres iguales en este mundo.
          Lo que los psiquiatras llaman “depresión endógena”, es un estado grave, un desequilibrio energético potente.
          Los mejores resultados se dan con exposición a la luz solar, a los iones negativos, en fin, a la naturaleza, que nos devuelve el equilibrio.
          Como la persona que padece la depresión suele no tener voluntad, tal vez hay que estimularla un poco para que salga, que haga ejercicio, y a esas ayudas me refiero. Sobre todo, la familia debe estar alerta a que no se produzca un intento de suicidio, porque son muy comunes en estos casos.
          He sido testigo de una curación de depresión grave (de 17 años de duración) con homeopatía y luz solar.
          Pero yo no soy médica, y lo que escribo debes tomarlo “con pinzas”.
          En cualquier caso, una persona con depresión grave necesita ayuda, no puede “autocurarse”, porque ha perdido la voluntad de vivir.
          No se le debe obligar a nada, no se le debe presionar, todo es una tortura para su mente, incluso se siente culpable y muy mal cuando ve que otros están sanos a su alrededor y disfrutan.
          La persona sufre el doble cuando se la intenta estimular con frases positivas…eso no sirve de nada. Está inmersa en en una tortura mental desesperante. Hay que dejarla tranquila. hay que comprender su sufrimiento.
          En muchos casos, los viajes a un lugares la playa o en la montaña son positivos, siempre que se hagan acompañados por una persona cariñosa y comprensiva, pero que debe estar muy atenta.

          El cambio del medioambiente es fundamental y con ello incluyo el cambio de personas con las que suele estar cuando está enferma…la depresión se instala en la familia y cada cual comienza a jugar un rol insonsciente para sostenerla.

          En cuanto a si la persona puede recuperar una vida satisfactoria…¡claro que puede!
          La depresión es un “estado”, y se puede salir de ese estado completamente.

          Pero cada caso es único y hay que intentar buscar cuál es el tratamiento adecuado para cada caso en particular.

          Una de las cosas que puedes observar y anotar, es cada vez que la persona experimenta una “levísima” mejoría en su tortura permanente, averiguar qué fue lo que sucedió, dónde se encontraba y qué estaba haciendo o con quién estaba. Llevar un registro de ello, puede servir para guiar a la familia cuál es el camino a seguir.

          No soy profesional de la medicina, simplemente soy una artista multimedial a la que le gusta la ciencia, por ello, no tomes en ningún caso mis sugerencias como un consejo profesional.

          Un abrazo.

          • 24 febrero, 2011 a las 15:39
            Enlace permanente

            Muy rica tu información Bianca, y es por ello que sigo preguntándote…. ésto le está sirviendo a varias personas, y por supuesto a mí. Podrías comentar respecto a cómo es que esta enfermedad juega un rol inconsciente dentro de la familia para sosternerla? ¿Cómo inicia este proceso? ¿Cuál es la finalidad?(sostenerla para qué…..)¿Cuáles son esos roles que adoptan los miembros de la familia a su alrededor y qué sucede cuando algún o algunos miembros de dicha familia dejan de desempeñar roles que “refuerzan” al enfermo?. Agradezco tu generosidad y tiempo. Un abrazo.

          • 26 febrero, 2011 a las 12:48
            Enlace permanente

            Hola Karmina, la enfermedad se extiende a la familia en un proceso silencioso e inconsciente. De hecho, muchos especialistas recomiendan internar a un depresivo cuando éste tiene hijos, para que ese estado no les afecte.
            El tema de los roles es muy claro:
            Cuando uno de los miembros de la familia se enferma de depresión, los demás reaccionan al fenómeno asumiendo distintos roles que no contribuyen a su curación sino que en general a su permanencia.

            El controlador
            Un ejemplo de ello es el de quien asume ocuparse de todos los asuntos del enfermo (desatendiendo sus propios asuntos) y propiciando que el enfermo no se vea obligado a ocuparse de su propia vida. Estas personas comienzan a controlar todo lo que hace el enfermo poniendo su atención abosluta en los actos que realiza o deja de realizar, intentando inconcientemente controlar su vida y su enfermedad. Si tomó o no el medicamento, si se levantó o no, etc.
            Mientras pone su absoluta dedicación en el enfermo, comienza a descuidar su propia vida. Estas personas se denominan “co-depresivos”.

            El aislamiento:
            Muchas personas no se sienten a gustio con la compañía de un depresivo y se alejan de él, lo evitan.

            El negador:
            Otro rol que se ejerce es el de la negación de la enfermedad, generalmente uno de los miembros de la familia se resiste a entender que la enfermedad existe, y dificulta la recuperación o el tratamiento, con comentarios como “está un poco triste, ya se le va a pasar”, o directamente niega que toda ayuda profesional pueda ser efectiva, comenzando a desconfiar de los ayudan profesionalmente en el proceso de recuperación. Estas personas suelen torturar al enfermo con frases de aliento, que en realidad desesperan al enfermo porque se siente obligado a ser y a responder en conductas en las que está discapacitado. Simplemente no puede, y eso, los negadores no pueden tolerarlo y terminan torturando al enfermo al obligarle a manifestar estados de ánimo inexistentes o conductas imposibles de llevar a cabo.

            La búsqueda de métodos alternativos
            Muchas veces la familia, en la búsqueda de métodos alternativos, somete al enfermo a recibir visitas de religiosos, sanadores, y otros agentes de “sanación” que no tienen una verdadera formación en la enfermedad. En este caso puede ser muy dañino para el enfermo, cuando las personas convocadas aplican métodos “mágicos” sin tener conocimiento real de la enfermedad.

            La reacción de cada uno de los miembros de la familia hacia la enfermedad puede ser positiva, pero generalmente es negativa e inconsciente. Las reacciones negativas como el sentimiento de inseguridad, el miedo, la irritabilidad, culparse por lo que le pasa al enfermo, el sentimiento de frustración al no poder ayudarle, todas esas manifestaciones potencian y sostienen la enfermedad. Los hijos y los hermanos, muchas veces se sienten avergonzados socialmente por la depresión de un familiar. En mi caso cuando era niña y mi madre sufría de depresión, yo tenía vergüenza de que vengan mis amiguitos de la escuela y la vean hecha un estropajo e incapaz de prepararnos la merienda como lo hacían las otras madres cuando yo visitaba sus casas. Eso me producía cierto enojo inconsciente hacia mi madre, aumentando su malestar.

            Otro de los peligros es el cambio de rutina de la familia y de sus actividades regulares, lo que provoca un desequilibrio general en la dinámica familiar.

            Por último, toda la energía de la casa está vibrando en frecuencias muy bajas, afecta a las plantas y a los animales que conviven con el enfermo, y por supuesto a los miembros de su familia, que poco a poco van perdiendo la alegría y en algunos casos ya ni se ríen ni se divierten porque saben que eso podría afectar al enfermo.

  • 23 enero, 2011 a las 04:35
    Enlace permanente

    Excelente articulo, practico y vivificante. Gracias!!

  • 22 enero, 2011 a las 19:04
    Enlace permanente

    Interesante este tipo de información…. Yo hace años que padezco una ansiedad bastante aguda y no habia pensando en algó así.

    Muchas gracias Bianca!!!

    Un abrazo!!!

  • 20 enero, 2011 a las 18:27
    Enlace permanente

    Excelente artículo, da muy buenas ideas para el día a día. Con tu permiso lo comparto y además, lo pondré en práctica. Gracias por tu entusiasmo…

  • 20 enero, 2011 a las 16:08
    Enlace permanente

    Hola!! fenómeno el artículo.
    Bianca, si alguna vez vienes a Portugal con alguna charla o curso avisa!!!
    Saludos!!!
    Luz,

Los comentarios están cerrados.