Ante catástrofes como que en los próximos 3 años, medio millón de familias en España se quedarán sin hogar (así lo informó un reciente estudio de la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas) cabe preguntarnos acerca de todos los recursos disponibles que tengamos a la mano para evitar los efectos colaterales de esta crisis programada.

Escultura de la miseria de 1930 en el Memorial FDR.

Porque hemos de saber que tener un hogar adecuado es una prioridad biológica para cualquier organismo, se trata de supervivencia, de una situación de vida o muerte. Y de hecho, así lo refleja la Constitución Española cuando legisla que los poderes deben garantizar  las condiciones para que todos los ciudadanos tengan una vivienda digna.

Pero para qué nos vamos a engañar…

Entonces llegamos a una situación de emergencia que algunos todavía no advierten, hasta que ése, tu vecino de toda la vida, el que te encontrabas lavando el coche los fines de semana, sí, ése mismo que solías saludar en el supermercado y que te preguntaba qué vino le recomendarías para llevar a una cena, pues te lo encuentras a la vuelta de la esquina tapado con una manta y durmiendo sobre un cartón.

Ahí te toca de cerca y de pronto te preguntas qué vas a hacer.

Quejarte, protestar y criticar a los políticos y a la banca no ha servido de mucho. Todos los días se producen nuevos deshaucios, ya llevamos 150.000 en España desde el 2008.

En medio de toda esta debacle, y desde muchos frentes nos alertan de que nuestra intención es capaz de modificar sistemas aleatorios, es decir, la mente es capaz de organizar el caos y de influir en las estructuras moleculares de la materia.

Casi no se le presta atención en los medios a este hecho. También se inician campañas para ridiculizar a los científicos que proponen estas hipótesis y aún más a los que están llevando a cabo experimentos que lo demuestran. Lógico: no se nos va a informar tan fácil de los poderes con que la naturaleza nos ha dotado.

Dr. Roger D. Nelson
Dr. Roger D. Nelson, director del Proyecto Conciencia Global

El Proyecto Conciencia Global  de colaboración internacional que lleva a cabo el investigador Roger Nelson, iniciado en la Universidad de Princeton, demuestra en los experimentos de laboratorio que la intención altera procesos aleatorios como por ejemplo el flujo de información de un sistema binario que arroja datos al azar. (Roger Nelson: ¿Existe la Noosfera? en PDF, inglés)

Nelson y Dean Radin nos presentan un análisis (PDF en inglés) de la evidencia empírica en la interacción mente-materia.

Podemos encontrar en esta web los marcadores de numerosas experiencias de la influencia de la mente en el funcionamiento de ordenadores con programas que arrojan datos aleatorios y la dinámica de los mismos frente a catástrofes mundiales o hechos que puedan afectar a la consciencia colectiva.

John Hagelin

John Hagelin lleva años enseñando meditación trascendental a grupos grandes de personas, habiendo logrado con esa práctica modificar notablemente los índices de criminalidad en ciudades enteras y bajar los niveles de reincidencia en el delito en cárceles. (John Hagelin: El poder colectivo en PDF)

Robert Nadeau y Menas Kafatos publican un libro sobre la naturaleza no local de la mente y sus conexiones con la materia, abriendo aún más las puertas al nuevo paradigma de la física.

Realmente los leo, los escucho y los entrevisto, pero creo que lo que comunican va más allá de si es cierto o no.

Me inspira a intentar nuevas experiencias, a buscar recursos en mí misma.

También sabemos que el descubrimiento del efecto placebo y su uso común en variadas aplicaciones médicas, es la prueba de que la mente altera la biología (y por lo tanto la conducta de algo “material”), pero en este post vamos a aplicarnos a las acciones colectivas, ya que hoy me sentí impulsada a escribirlo al ser testigo de cuántas personas (cientos de miles y en el resto del mundo millones) se están quedando en la calle.

¿Podemos hacer algo desde nosotros mismos, desde nuestros limitados entornos medioambientales para modificar el curso de los acontecimientos catastróficos de los deshaucios? Porque no solo se trata de dejar a la gente en la calle, sino del dominó de consecuencias trágicas que se dispara con este tsunami genocida.

Por no medir las consecuencias de sus decisiones al pedir un crédito, 150.000 familias se han quedado sin vivienda en España desde el 2008, eso a los bancos les ha costado 8 millones de euros en pérdidas…

Es evidente que entre el “castigo” y el perjuicio ocasionado a los bancos no existe ningún parámetro armónico. Ni una sola vida podría valer menos que 8 millones de euros, es una locura.

De esta situación no solo son responsables los banqueros. Los gobiernos con su beneplácito y también los que se pusieron a sí mismos en una situación de esclavitud al pedir un crédito sin medir las consecuencias. Pero ahora lo que urge es que la gente se está muriendo de hambre y de frío, y entramos en el entorno de los derechos humanos y de las garantías constitucionales que solo parecen estar en un papel…y tantas cosas están solo en un papel…

El dominó de efectos colaterales está disparado y cuando estudiamos la conducta humana frente a las emergencias, nos encontramos con un individuo que primero recibe un impacto, evalúa el peligro y luego reacciona.

En las emergencias colectivas como ésta, existe un bucle del que difícilmente se sale, que es que el individuo cuando realiza su primera acción (generada por la reacción ante el peligro) y ésta no es efectiva, vuelve una y otra vez a re-evaluar la situación debilitándose cada vez más en ese proceso, hasta que deja de accionar.

Entonces la reacción se queda intoxicando el bucle, sin encontrar una salida a través de la acción.

Parece que realmente llegó el momento de explorar no los poderes que ya conocemos (y no han funcionado), sino aquellos que no solo desconocemos sino que sistemáticamente nos son ocultados.

Y estoy convencida de que el camino es por el autoconocimiento y la exploración de uno mismo SIN FRONTERAS, SIN PREJUICIOS y sin ningún obstáculo más.

No es el tiempo de los escépticos, es el tiempo de los que pasan de las barreras del escepticismo y logran ir más allá.

Es el tiempo de usar los poderes mentales, la intención, la telepatía y todo recurso con el que nos haya dotado la naturaleza para sobrevivir.

Es el tiempo de usar la fé, mucho más allá de los dogmas y las religiones.

Es el tiempo de usar el efecto placebo sin importar si es una ilusión o está “científicamente comprobado”, porque lo importante es que ya está científicamente comprobado que en algunos casos FUNCIONA.

No me importa si el poder mental se puede comprobar o no a través del doble ciego…aquí se trata de sobrevivir a una catástrofe, así que yo personalmente, no dudaría a la hora de intentar utilizarlo para sobrevivir.

No tengo tiempo para quedarme esperando que un “científico”  o una “institución académica” me de la prueba…voy yo misma a buscar la experiencia porque estoy en un estado de supervivencia.

Y el resultado que obtenga de mi propia experiencia, será el UNICO que realmente importe para mi vida, que en definitiva es la que estoy tratando de salvar.

NOOSFERA. La intención puede alterar procesos aleatorios.
Compartir es ayudar