Rayos cósmicos
Rayos cósmicos

 

La Tierra está bañada permanentemente por rayos cósmicos (provenientes del espacio), de los que ahora conocemos su composición, pero gracias a muy intrincados ingenios de detección y telescopios sofisticados que las culturas antiguas no tenían.

Creo que debemos estudiar tanto las teorías de los astrofíscos como aquellas de la teosofía de La Blavatsky o incluso las citas que hacían sobre ellos en la más antigua sabiduría hindú. Toda la información es interesante y ayuda a enriquecernos y a conocernos mejor.

El tema de los rayos cósmicos está en boga en estos momentos, no sólo porque sabemos que desde el mismísimo centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, salen chorros de estos rayos periódicamente, sino también porque es muy probable que el efecto sobre el ser humano no sea solo en lo físico molecular, sino también en el desarrollo de nuestra conciencia.

¿Qué son los rayos cósmicos?

En un 89% protones

10% Helio (partículas Alfa)

1% Electrones (partículas Beta)

A su vez, los rayos cósmicos podemos englobarlos en dos categorías:

Primarios (extrasolares, de variopintas constituciones de síntesis nuclear)

Secundarios (litio, berilio, boron)

Estos viajan a grandes velocidades en el espacio, casi a la velocidad de la luz, ya que la materia en el espacio es poco densa y no opone resistencia. Pero la magnetosfera y la atmósfera de la Tierra sí nos sirven de escudo contra ellos, ya que estos rayos alteran las uniones moleculares y pueden destruir células y alterar el ADN de todos los seres vivos.

Cuando logran atravesar la magnetosfera y se cuelan en la atmósfera, colapsan con los gases atmosféricos (oxígeno, nitrógeno) y se descomponen en piones, kaones y mesones, dejando a los muones llegar hasta la misma corteza terrestre.

Los muones (partículas cargadas 207 veces más pesadas que el electrón) son los responsables de un proceso muy importante para nosotros, la ionización de la parte inferior de la Troposfera. Son parecidos a los electrones, incluso en algunos átomos (muonios), reemplazan a éstos. Por ejemplo en la cima de una montaña podríamos encontrar unos 568 muones por hora en el aire. Liberan electrones que son capaces de producir ácido sulfúrico y moléculas de agua, favoreciendo la condensación de nubes.

Rayos cósmicos y dosis toleradas por el organismo humano

La magnetosfera y la atmósfera nos protegen de la radiación cósmica, veamos cuáles son las dosis toleradas:

  • La dosis normal debida a la radiactividad ambiente en la Tierra es de media 2.4 mSv por año, con diferencias apreciables entre países. A nivel del mar la contribución de los rayos cósmicos es de aproximadamente 0.3 mSv.

Aquí les pongo un mapa que fue diseñado por la Estación Espacial Internacional de la radiación promedio en la Tierra:

  • Las dosis de radiación recibidas durante una radiografía médica van desde 0.1 a varias decenas de mSv, dependiendo del tipo de radiografía. Son niveles altos, por ello se usa protección. Ahora tenemos también el problema de la radiación de los escáneres en los aeropuertos de Estados Unidos, algo que habrá que controlar a tiempo antes de que éstos arranquen una epidemia de cáncer en los pasajeros.
  • La dosis típica recibida durante un vuelo transatlántico (Europa – América del Norte) debida a rayos cósmicos galácticos es de 0.05 mSv. Puede aumentarse significativamente en el caso de eventos de partículas energéticas (se han contabilizado aumentos de hasta un factor de 10 en el caso de eventos solares muy fuerte, pero estos eventos son muy poco frecuentes y tienen una duración muy corta como para influir en la dosis anual). A lo largo de los años, viajeros frecuentes o tripulaciones de cabina de vuelo pueden llegar a acumular dosis de unos pocos mSv. Al personal de la compañías aéreas (pilotos y azafatas) se les hacen controles rutinarios de la radiación recibida durante los vuelos. Obviamente los rayos cósmicos van perdiendo intensidad a medida que se acercan a la superficie terrestre (se van desintegrando en partículas más débiles), pero a grandes alturas, son peligrosos.

Las compañías aéreas así como las agencias espaciales que envían astronautas al espacio tienen  la obligación legal de comprobar que sus tripulaciones no reciben, al igual que cualquier otro trabajador, una dosis mayor de 100mSv cada 5 años, ni una dosis mayor a 50mSv anual. Las trabajadoras embarazadas no deben acumular más de 1 mSv hasta el final de su embarazo, ya que el feto está más expuesto y es más vulnerable.

Vivimos en este medioambiente cósmico

La verdad es que todo el clima de la Tierra está gobernado por la interacción de los rayos cósmicos provenientes de estrellas que han explosionado. Por ello, muchos científicos atribuyen el calentamiento global actual a un fenómeno de radiación cósmica mayor.

Progresión de la intensidad de rayos cósmicos sobre la Tierra en los últimos años.

Más radiación, más nubes…y en un futuro por lo tanto, un enfriamiento de la Tierra. De hecho está pronosticado que este invierno será muy duro en algunas regiones como en Europa.

Vemos entonces cómo nos pueden afectar en el clima, produciendo más o menos nubosidad.

Más allá de las interacciones moleculares

Uno de los fenómenos anómalos de nuestra época es que el sistema solar está atravesando una zona de alta energía llamada por los astrofísicos “Local Fluff” (pelusa galáctica). Es como una tenue nube de Hidrógeno y Helio, que la magnetosfera del Sol no deja penetrar hacia el sector interno, por lo tanto mantiene su radiación alejada de la Tierra, sin embargo, hay otras pelusillas que sí son potencialmente peligrosas, y se trata de las radiaciones que estamos recibiendo desde el Complejo de Scorpio-Centaurus.

Algunas de estas nubecillas podrían ser cientos de veces más densas que la pelusa local”, dice Priscilla Frisch, una astrofísica de la Universidad de Chicago que estudia el medio interestelar local. Si nos encontráramos con una nube de éstas, el campo magnético del Sol resultaría comprimido, lo que permitiría que penetraran más rayos cósmicos al sistema solar interior. Se producirían efectos aún no determinados en el clima y la vida“.

 El 2012 eventos cósmicos

En el año 2012, el 20 de Mayo concretamente, veremos a la Luna eclipsando al Sol en las Pléyades. Y un eclipse así, se vió desde la península de Yucatán cuando los mayas estaban en su apogeo, lo que diuo lugar a que el Tzolkin registrara este evento como el comienzo de un nuevo ciclo de la cuenta larga. Justo en esa zona, tenemos una nube de rayos cósmicos de altísima energía.

Antes, el día 3 de abril dell, 2012, Venus alcanzará el punto más cercano a las Pléyades en 500 años.

Y el Sol atravesará la región de la pelusa en la constelación de Ofiuco (visto desde Chichén Itzá).

Los eventos astronómicos que ocurrirán en el 2012 están señalando una región muy concreta en el espacio y es justamente una región de gran cantidad de radiación cósmica. En la región de Ofiuco, se están liberando intensas radiaciones y ondas gravitacionales, transformándose en un agujero negro de proporciones colosales. Dos discos protoplanetarios indican el nacimiento de nuevos astros.

Ofiuco es la formación estelar reciente más cercana a la Tierra.

La cuestión señores y señoras, es que la Tierra no ha sufrido radiación tal desde que se comenzó el estudio de estos rayos. El bombardeo en este momento es realmente anómalo y sigue creciendo.

Se puede observar una influencia de los mismos y sus cambios de intensidad en las diferentes etapas evolutivas de la Tierra. Por lo que la presencia masiva de estas oleadas de ellos ahora mismo en nuestras inmediaciones, indica que estamos efectivamente ante un cambio de Era, y con ella, tal vez, una nueva etapa de nuestra conciencia.

¿Qué son los Rayos Cósmicos y cómo afectan a los humanos?
Compartir es ayudar
Etiquetado en: