Improvisación teatral y vocal, libertad emocional.

La improvisación teatral y vocal son dos recursos inmensos para lograr tu equilibrio emocional.

Bendita impro, que no solo a mí, sino a muchos, nos has salvado la vida.

Grupo de improvisación teatral y vocal en acción.
Imagen de Ahmad Odeh on Unsplash

En estas sociedades tan de hemisferio izquierdo en las que vivimos, «improvisar» está mal visto, tiene mala prensa.
Se supone que tenerlo todo planificado y no dejar ningún cabo suelto, es «lo correcto».

Te mienten. Eso no es así.

Eso es lo que has aprendido en la escuela, y lo que aprenderás en todos los estándares de educastración a los que estamos sometidos.
Sin embargo, la vida misma nos habla de otra cosa…

Entender y entrenarse en improvisación, impulsa tu vida a dimensiones inimaginables. Es un escalón de crecimiento y bienestar tan firme, que puedes apoyarte en él y subir con seguridad en la escalera de tus días.

Es todo lo contrario a lo que te han contado.

Vivir condicionados a los límites e imposiciones de nuestro hemisferio izquierdo, ya no sirve. Mira cómo está la gente ahí fuera….¿Cómo te sientes?

En cambio, aumentar las conexiones y activar el hemisferio derecho, al mismo tiempo que desbloqueamos el acceso al subconsciente, es una de las técnicas más efectivas y al mismo tiempo más divertidas.

Primero veamos cómo utilizamos los artistas este maravilloso recurso y más adelante cómo usar este recurso en la vida cotidiana, para solucionar nuestros problemas:

¿Qué es la improvisación teatral?

Es una técnica utilizada en el entrenamiento actoral, que prepara al artista a responder fluidamente y estar listo ante cualquier situación.

En la formación de todo artista, es indispensable.

De hecho, si estás en formación de cualquier tipo de arte y no estás recibiendo clases de improvisación sobre ese mismo arte, estás en un lugar equivocado.

Crear un personaje en segundos, hacerlo hablar sin guión, responder espontáneamente y de forma eficiente, asumir una conducta insospechada y no planificada, interactuar intuitivamente con los otros, activar la atención plena, todo ello forma parte del entrenamiento de la improvisación en el teatro.

¿No querrías funcionar así en tu día a día?
Aprender a improvisar, es aprender a vivir.

¿Qué es la improvisación vocal?

Es el acto de cantar o hablar de forma espontánea, sin seguir una letra o un guión de soporte.

Nos ayuda a revelar nuestra voz esencial, a expresar lo más profundo de nuestro ser y a conectar con lo más puro y natural en nosotros.

Con los demás, creamos confianza y empatía, aparece la fluidez y surgen sonidos que ni imaginábamos que podíamos hacer.

¡Jamás imaginé que podía cantar así!

(Lo que suelen decir las personas que entrenan aquí conmigo, después de una improvisación vocal)

Otra vez te pongo un warning (advertencia, cuidado):
Si estás formándote como cantante o en la música y no te enseñan técnicas de improvisación, vete de allí ahora mismo.

En los conservatorios, es una materia obligatoria, pero en general se ofrece en los últimos años, cuando debería de darse desde los inicios.

Pero bueno, ya sabemos lo que es nuestro sistema educativo y a dónde nos ha llevado…

Entrenarse en la improvisación teatral o vocal, no solo es esencial para el desarrollo profesional de un artista, es uno de los mejores recursos para conseguir bienestar emocional y también para solucionar problemas de la vida cotidiana, seas o no artista.

Beneficios de la improvisación teatral y vocal

Como los beneficios de la improvisación son múltiples, y son aplicables a diversos ámbitos de nuestra vida personal y profesional, también están incluidos en las sesiones tanto online como en mi estudio en la isla de Lanzarote. Te encantará experimentar nuevos estados creativos.

La improvisación como medio de liberación emocional

Como los ejercicios de improvisación desbloquean contenidos del subconsciente, las expresiones de tus movimientos y tu voz sueltan energías acumuladas, se limpian los canales emocionales.

Una verdadera catarsis, tan necesaria de vez en cuando.

Al final de cada ejecicio, experimentas una gran motivación y alegría, o te encuentras en un estado de tranquilidad o relajación.

Ya se dijo en un principio, la improvisación procura actuar desde el impulso, de manera inesperada y claro, sin prever la reacción de quienes se encuentran a nuestro alrededor.

Uno de los problemas que más afecta a nuestro equilibrio emocional, es el deseo inconsciente o consciente de querer controlar las reacciones de los demás.

Así, en muchas de nuestras relaciones, nos convertimos en alguien que no somos, y nos comunicamos o expresamos SIN COHERENCIA.

Esa falta de coherencia entre lo que sentimos y lo que expresamos, termina por dañar nuestras relaciones y también a nuestro cuerpo.

A través de la improvisación, aspectos como la creatividad, la confianza en ti mism@ y la posibilidad de relajación, se potencian.

El fortalecimiento de la capacidad de improvisación a través de la Homostesia, es uno de los recursos que más ha dado resultados en estos últimos 20 años de práctica.

De hecho, yo misma asisto a sesiones de improvisación pues las considero fundamentales para mi bienestar emocional.

Por lo que si vas a realizar un intensivo conmigo de 1 semana en Lanzarote tendrás la oportunidad, entre las sesiones privadas, de asistir también a una sesión grupal de improvisación (¡muy divertida!) dirigida por Raúl Misiego y con profesionales de la compañía teatral Somos.

Explorando la Homostesia para encontrar los beneficios de la improvisación

Imagina cuán lejos puedes llegar aplicando las premisas de la Homostesia para activar y liberar tu capacidades:

-Surgen habilidades que tenías y no conocías.

-Mejoran tus relaciones.

-Creas más conexiones entre tu hemisferio derecho e izquierdo.

-Aprendes a resolver problemas, con soluciones que surgen de inmediato. Te vuelves más creativ@.

-Amplías tu percepción.

-La improvisación vocal catapulta tu talento para hablar o cantar en público.

-Generas dopamina.

-Se calma tu mente.

-¡Te diviertes!

Cuando te permites explorar tus habilidades y el poder que habita en tu cuerpo a través de la Homostesia, descubres una nueva manera de experimentar emociones y sensaciones que de otra manera no serías capaz de percibir.

Cuando actuamos de manera improvisada, indistintamente de si se trata de manera vocal o teatral, activamos el hemisferio derecho de nuestro cerebro.

Esto nos permite desenvolvernos con mayor soltura, y además, potenciar nuestra creatividad, desbloquear y expresar nuestras emociones y por si ello fuera poco, nos permite también liberar la energía que tenemos retenida en nuestro cuerpo.

¿Pero qué otros beneficios obtenemos? ¿Hay más?

Incremento de la confianza

¿Qué mejor manera de caminar hacia el éxito que mejorando nuestra confianza? La improvisación te ayuda a creer en ti mismo y a creer en tus instintos. De esta misma manera, aprendes a detectar y también confiar en las habilidades de quienes te rodean, aprendiendo y creciendo con ellos.

Produce mejoras en la vida personal

Todo lo que hagamos para crecer como personas nos favorece en distintos ámbitos de nuestra vida, si bien la improvisación cataliza el éxito de nuestro desarrollo profesional, sea que desarrollemos la improvisación vocal o teatral, en misma la misma medida, los beneficios se ven reflejados en nuestra vida personal.

Básicamente porque al desarrollar la improvisación, nuestra capacidad de respuesta ante diversas situaciones se ve mejorada.

Reducción de los niveles de ansiedad

Es normal que ante ciertas circunstancias los nervios ataquen nuestra capacidad de respuesta.

Ante esto, practicar la improvisación puede ayudarnos a desenvolvernos con mayor naturalidad y tranquilidad.

Adquirimos una perspectiva más amplia de la situación, lo que nos permite comprenderla desde un enfoque diferente, reduciendo el impacto que tiene en nosotros, disminuyendo la ansiedad.

Fomenta el autoconocimiento

Cuando nos permitimos improvisar, internalizamos en nuestro ser y exploramos nuestras habilidades.

Descubrimos aspectos de nosotros mismos que estaban escondidos, bloqueados.

Además de conocernos a nosotros mismos, nos permite conectar y empatizar con quienes nos rodean.

Improvisar para liberar las emociones

Cuando improvisamos adquirimos estados perceptuales no ordinarios, la antropología musical nos habla de estados alterados de conciencia.

A menudo resulta complejo para muchas personas expresar sus emociones de manera coherente y clara. Al final, la energía emocional se queda bloqueada en el organismo.

Al improvisar, estamos creando distintos niveles de voltaje en el cerebro, que nos ayudan a acceder a nuevos estados perceptuales.

Desde sentirme «otro yo» al improvisar, libero todo aquello que mi «yo cotidiano» tiene bloqueado. Justamente el estado de relajación post-impro, es el síntoma de que esa carga ya no está en el cuerpo.

Y la motivación que surge, es la liberación de dopamina que nos permite esta técnica.

Un mundo de posibilidades te espera…

Ese mundo está dentro de ti. La improvisación teatral y vocal son vehículos rápidos, eficientes, vamos, fórmula uno o una nave espacial, para el viaje más fascinante de todos: el viaje por ti mism@.