El sistemático ataque a nuestra conciencia natural de pertenecer a una especie, la especie humana, paradójicamente proviene de la misma especie, en una conducta, similar a la apoptótica (de auto-destrucción celular).

“Divide y Reinarás” el famoso concepto Maquiavélico se viene aplicando con éxito desde hace siglos por aquellos que temen perder el supuesto control que tienen. Y en gran parte lo hacen, utilizando las vulnerabilidades típicas de nuestro instinto de manada:

Sin embargo, activar la conciencia de especies, es uno de los recursos de la naturaleza para sostener la Biosfera (todo lo vivo en el planeta). Y como SOMOS naturaleza, este poder vive en nosotros y prima en su condición de unidad natural inteligente, sobre cualquier estrategia político-económica, ideológica o religiosa.  Un campo no local en el que circula información evolutiva al que llamamos Noosfera es el que nos interconecta.

Mientras nos distraemos y no vemos cómo nos dividen permanentemente en naciones (nos ponen fronteras), en religiones (anestesian nuestros sentidos), en partidos políticos (nos llevan a trabajar en sus huertos), en clases sociales  o sexos (controlan nuestra energía vital para jerarquizarla y degradarla, e impiden que usemos nuestro potencial holístico y biodiverso), y logran que tengamos que participar en unos juegos macabros de ajedrez en los que somos sus peones…

O arrancan nuestra preciada ATENCION para que LA REGALEMOS  a semejante adoctrinamiento de la mente humana…detrás de símbolos que nos tragamos con papas como banderas de colores, bombas  estridentes o mensajes de miedo…el humano va dejando de sentir la biosfera.

Aquel humano que aún no ha sido tocado por la vara de las doctrinas o de los “patriotismos y otros ismos”…sigue conectándose a la Tierra, sigue sintiéndose unido al TODO, sigue plantando una semilla y agradeciendo cada vez que arranca una planta para comérsela, sigue mirando a cualquier otro humano como a un “otro yo”, sigue sorprendiéndose de la belleza de la vida…porque la SIENTE.

Y Antonio Damasio decía “Siento…luego existo.”.

Y todos nosotros los humanos, que somos la biosfera, vivimos en una paradoja que no comprendemos muy bien, estamos dotados de una conciencia de especie de forma inconsciente.

Ese estado de conciencia está automatizado y trabaja desde el subconsciente desde hace millones de años, haciéndonos interactuar como unidades celulares en la macro-unidad de la biomasa de este planeta.

Mirada animal en la biosfera
Somos la biosfera de la Tierra. Somos la Tierra. Foto: Bianca Atwell.

El desequilibrio de la biomasa duele, y esos dolores con los que nos alerta nuestro cuerpo, los anestesiamos enseguida con la gran batería montada por la que además tenemos que pagar, para que ni siquiera nos demos cuenta que existen. Y si aparecen, acallarlos como sea, pero que el desequilibrio siga.

La mayoría de nosotros no entiende ni siente que vivimos en una unidad natural, cuyos estados son totalmente dinámicos y a la merced de los verdaderamente poderosos eventos cósmicos,  se creen que tienen “patria”,  creen que tienen “tierra” , “propiedades” o  “dios” … miran la tele, leen o cotillean, creyéndose todos esos mensajes de división, y respondiendo a ese adoctrinamiento con predeterminadas  conductas cotidianas. (Muy bien predeterminadas por cierto).

Y nos distraemos de esa naturaleza nuestra, y  seguimos dividiéndonos entre nosotros, echándonos la culpa unos a otros, discutiendo, guerreando, y así en ese espejismo de las pequeñas manadas ya adoctrinadas, dejamos de SENTIR el contacto con LO VIVO, dejamos de SENTIR-NOS.

Y si quieres verlo de un modo “racional”, desde cualquier punto de vista racional de la física, la mecánica cuántica, la geología o cualquiera de las ciencias que intentan explicarnos la naturaleza, en el ecosistema en el que vivimos no existe absolutamente ninguna división posible, a menos que sea en el contexto de la esclavitud ideológica.

Pero aún así, curtiditos como están nuestros sistemas perceptuales, no por ello dejamos de ser la biosfera, y tampoco esas conductas que llevamos a cabo como ovejas rumbo al matadero, nos impiden seguir conectados a la Noosfera, que manifiesta su existencia y su meta-reactivación necesaria, en el instinto de libertad y supervivencia que surge en cada uno de nosotros con la fuerza misma de la natura, que lo arrasa todo cuando lo necesita.
Se manifiesta en dolor, indignación, depresión, ansiedad o locura, pero se manifiesta porque está ahí.

Para que ese instinto básico de supervivencia de la especie surja en nosotros y se active en todo su potencial, no hace falta más que SENTIR LA VIDA, algo que muchos ya ni recuerdan cómo era…

Y para volver a SENTIR LA VIDA, desde el SER, somos sí, capaces de desconectar, recablear y volver a reestructurar el cerebro adoctrinado, que no es más ni menos que una maquinita muy maleable, con una plasticidad maravillosa que permite que las conexiones creadas en esta esclavitud, puedan recablearse y reconfigurarse a través de las frecuencias de la Noosfera.

Neuroplasticidad
Una invitación a utilizar la plasticidad de las células neuronales. Foto: Rastres de Llum. www.rastres.cat

Tomando el sartén por el mango de nuestra ATENCION, y poniéndola exactamente donde debe estar en todo momento, dirigida no por terceros, sino por la propia elección en otro estado de conciencia…volvemos a SENTIR LA VIDA, ésa, que se nos había olvidado y que por ese olvido estamos tan divididos y esclavizados.

Sé que lo estamos haciendo.

Bianca Atwell. Autora del libro  “Entra en la Mente del Planeta Tierra. Descubre la Noosfera” de Ediciones Obelisco.
Frente al ataque a nuestra conciencia de especie.
Compartir es ayudar
Etiquetado en:    

10 pensamientos en “Frente al ataque a nuestra conciencia de especie.

  • 27 diciembre, 2012 a las 15:28
    Enlace permanente

    Muy bueno lo que escribes, tus publicaciones dejan en mi Ser una maravillosa chispa que irradia cada vez con mayor fuerza. Gracias Bianca eres un amor.

    • 28 diciembre, 2012 a las 18:42
      Enlace permanente

      Muchas gracias a tí Estela por escribirme. Es hermoso saber que mi trabajo pueda producir sensaciones positivas a los demás. Sé que tal vez no siempre lo logro, pero al darme tú este toque en mi web, no puedo más que ser yo la agredecida contigo. 🙂

  • 12 octubre, 2012 a las 20:43
    Enlace permanente

    Excelente artigo, como sempre. O sentimento é essencial tomara que todos ler. Agradeço Bianca tu estar neste mundo neste momento.

  • 11 octubre, 2012 a las 05:17
    Enlace permanente

    Solo los sabios hablan asi! y los que lo VIVEN de verdad.
    G R A C I A S, Bianca, inspiras el cambio del mundo y de sus habitantes….

  • 9 octubre, 2012 a las 21:33
    Enlace permanente

    Bianca, hay que saborear la vida como si fuese el fruto más delicioso. La intensidad con la que vives es maravillosa. Sigue compartiendo con nosotros. Un abrazo!

  • 8 octubre, 2012 a las 13:44
    Enlace permanente

    Palavras sabias que ajudam nosso despertar.
    Estou sentindo falta de suas palestras em video.
    De coração obrigado. Namastê.

  • 7 octubre, 2012 a las 02:03
    Enlace permanente

    yo tampoco mandaria “hijos” a la escuela.
    porque SE,,,que es una mentira

    es mas , ni siquiera me he atrevido a traerlos al mundo, porque antes…tengo la responsabilidad de construirles uno nuevo,,,donde puedan ser lo que deseen ser en completa libertad.

    naci para eso.
    Naci para construir , naci para crear, naci para cambiar todo lo que no este en armonia con el medio que me da la vida.

    mis “hijos”,,,naceran libres y seran libres…en un mundo libre.

    GRACIAS BIANCA!!!
    Compartir la vida contigo, hace que merezca la pena vivirla.

  • 6 octubre, 2012 a las 20:06
    Enlace permanente

    Bianca, maravilloso lo que has escrito. Muy buena, Descartes dijo pienso, luego existo y Damasio Siento…luego existo, dos paradigmas diferentes: razón versus sentimiento, la existencia es Ser
    El instinto de supervivencia de la especie está en nosotros necesita ser re-descubierto, activarse en todo su potencial, como tú dices hace falta SENTIR LA VIDA, eso se logra SIENDO

  • 5 octubre, 2012 a las 16:53
    Enlace permanente

    Me encanta todo lo que publicas. Muchas gracias por hacer más fácil mi camino.
    alba

Los comentarios están cerrados.